Próxima Estación: Quevedo

La estación de la línea 2 de Metro (la roja) Quevedo lleva el nombre de uno de los escritores más carismáticos de la historia de España. Uno se da cuenta de la importancia de la lectura en la cultura personal y de todo un país cuando ve que las plazas y calles de su ciudad llevan el nombre de los grandes literatos universales que han hecho que muchas personas se decidan a leer.

Es por esto que el silencio es la nota predominante en el transporte público a primera hora de la mañana. Pero no es un silencio provocado por el sueño de tan impertinente hora, tan sólo es el resultado de la sana costumbre que tiene la gente de aprovechar ese rato de viaje para leer. Y no sólo los periódicos gratuitos, sino libros de todo tipo.

El problema de España no es que no se lea. De hecho se lee, y mucho, pero tan sólo son unos pocos los que se enganchan. En los últimos años se ha incrementado la lectura gracias a la prensa gratuita, lo que corrobora la afirmación de un titular de un diario que leí hace un tiempo. “España lee más si es gratis”.

Y es que vivimos en una cultura donde lo gratis triunfa. Esto lo vemos sin ningún problema en los supermercados. Las ofertas de “llévese 3 y pague 2” son las primeras en agotarse. Y con la lectura pasa lo mismo, leemos si alguien nos da un periódico a la entrada del Metro pero nos cuesta mucho ir a la librería a comprar el “best seller” del momento.

Quizás la clave del asunto esté en que leer es una actividad personal e individual y nosotros tengamos la costumbre de ir a un bar con los amigos a echarnos unas risas o a ver el partido de fútbol del fin de semana por la televisión. Nuestra cultura es más de estar en la calle que en casa. Y esto es incompatible con un buen libro.

Y no es que exista poca oferta, tenemos textos para todos los gustos: novelas épicas, históricas, de intriga, pasión, libros de autoayuda, biografías… En fin, que hay de todo tipo y esto hace que la lectura esté inmersa en nuestras vidas, es una forma de comunicarnos y de entretenernos. Hay más opciones al aburrimiento que Gran Hermano o los programas del corazón y un libro puede ser una buena alternativa.

Estaría bien que modificáramos nuestros hábitos, que leyéramos algo más que el rato que pasamos en el vagón de metro, de cercanías o en el autobús. Hoy en día tenemos bastantes opciones para ganar cultura, incluso venden libros por Internet. Si no leemos más es porque no queremos. Así que tan sólo deberíamos poner un poco de voluntad a la hora de comenzar a leer, elegir una temática que nos guste y lanzarnos a la lectura, como decía una campaña del ministerio de cultura de hace unos años.

1 respuestas:

Noe dijo...

Hulaa xurrito....!!

Me ha gustado muchon el texto, pero amos, que no reivindicas nada que no se haya dicho ya... que la gente lea mas, ya no solo por el entretenimiento sino tambien por la cultura...
Por cierto, es cierto eso de "en España se lee mas si es gratis" joe que gran verdad, pero eke nen, a ver ara por que estamos "bien" pero siempre hemos sido un pais mas bien pobre, con lo cual pa eso tenemos excusa jooooooo !! jajaja
No, en serio, ta guay, pero es una putada que en España el programa mas visto sea "Aqui hay tomate" y es que nen, vivimos en una sociedad de cotillas autenticos y parece que teniendo esos programas por la tele, tengamos una vida llena y plena... jejeje
En fin nennn, que me alegro de que haya gente que siga fomentando la lectura :)

Pd. Yo no leo nunca y me conformo con "Aqui hay tomate" XDDDDDDD

Enga besitossss niño !!